Esta semana ha sido especialmente interesante en el terreno docente. Os traemos varias guías resumidas sobre manejo de cervicalgias, helycobacter, prescripción de ejercicio, manejo y rotación de opioides, además de otros temas interesantes.

¿Qué se cuece en sanidad?

¿Qué se cuece en investigación y formación?

  • En Píldoras difunden un programa de la Junta de Andalucía sobre el uso seguro de opioides en pacientes en situación terminal. Podemos encontrar una rueda de conversión entre distintos opioides, una guía rápida, una guía ampliada e información para pacientes.
  • En Bloc d´un Metge de Família difunden la traducción al castellano del reciente procedimiento de la Clínica Mayo sobre la actualización del dolor cervical. Se describe clasificación, signos de alarma, examen, opciones terapéuticas, etc.
  • Siguiendo con la patología de columna, en El Desembarco de La Flota comparten su sesión sobre el manejo de las lumbalgias. En ella explican: exploración, signos, indicación de pruebas diagnósticas, tratamiento adecuado, pronóstico, etc.
  • El manejo de la «Infección por Helicobacter pylori» puede presentar gran variabilidad. Ricardo Ruiz revisa el tema y nos muestra las distintas opciones de diagnóstico y tratamiento según su evidencia.
  • En Zona de Salud de Ofra destacan una guía publicada en Atención Primaria acerca de la detección del sedentarismo y recomendaciones de actividad física. Se trata de una guía completa y con sencillas tablas de recomendaciones en base a condición física de cada paciente y objetivos a alcanzar.
  • Leemos en redGDPS un reciente metanálisis publicado en el International Journal of Clinical Practice  en el que evalúan la asociación de glimepirida con metformina en el segundo nivel de tratamiento, y concluyen que es más efectiva que metformina+iDPP4.
  • Salvador Casado comparte un folleto de i-botika a propósito de «¿Cómo usar bien los colirios?». Se trata de un aspecto aparentemente banal pero que genera gran inquietud en los pacientes.

De la serie The Big C (C de cáncer) extraemos esta escena referenciada en el blog de Rafa Bravo citado más arriba. Miremos a la cara del paciente. Tratemos personas, no cifras.